Como dijo el eminente científico, premio Nobel de Medicina Santiago Ramón y Cajal, pionero en el conocimiento de la histología del Sistema Nervioso Central “Nosotros somos los moldeadores de nuestro cerebro”. Con esta frase se adelantó en años a lo que hoy sabemos sobre la neuroplasticidad cerebral.
A través de diversas técnicas como la oración, meditación, terapia del perdón, yoga, etc, encuadradas dentro de la Medicina Integrativa como Terapias Cuerpo-Mente, estamos produciendo cambios positivos en nuestro cerebro, que actualmente podemos objetivar en pruebas de neuroimagen. Estos cambios estructurales que se producen, como en el hipocampo, están contribuyendo a retrasar el envejecimiento cerebral y por lo tanto, dada la mayor prolongación de la vida en Occidente, mayor opciones de envejecer con éxito.